Logo Sentido Psicologia
  • Facebook compartir
  • Twiter compartir
  • Rss noticias
  • Youtube
Un blog en el que aprender más sobre nosotros mismos y sobre cómo nos relacionamos con el mundo que nos rodea.

Tengo una intuición

La intuición nos ayuda a tomar buenas decisiones

 

Pasos con distintos caminos a elegir

 

 

 

Todos tenemos intuiciones, impulsos repentinos que nos indican en qué dirección actuar. Aparecen de repente, sin decir de dónde vienen y nos ofrecen una salida. La pregunta es: ¿podemos confiar en nuestras intuiciones?.

 

 

Imagina al protagonista de una película de acción delante de una bomba que puede estallar en cualquier momento. Su tarea es desactivarla y así salvar su vida y la de los que le rodean. Cable rojo o cable azul, ¿cuál cortar?. La decisión es importante. Probemos a aplicar el pensamiento racional. Primero debe recordar la información que ha acumulado sobre la desactivación de bombas. Luego fijarse en la que tiene delante y clasificarla en una categoría. Después recordar cómo… booom. A esas alturas la bomba ya ha explotado. El pensamiento racional daría la mejor respuesta pero… tarde.

 

 

Pasemos a una situación mucho más común: comprar un producto tecnológico. Imaginemos que no somos expertos en ese producto, no hemos leído ninguna comparativa ni podemos contar con asesoramiento. Lo único que tenemos es una lista pormenorizada con las especificaciones de cada uno de los modelos. Para acertar en la compra el pensamiento racional iría analizando cada característica en todos los modelos y los compararía (como un ordenador), luego escogería los mejores, desecharía los que tuvieran un precio inapropiado, ordenaría los seleccionados según la relevancia de las características que… error por sobrecarga. Un procedimiento impecable pero agotador.

 

 

El pensamiento racional, tan útil en nuestra sociedad, que nos ha permitido tantos avances en el mundo de la ciencia, suspende cuando tenemos que actuar con rapidez o cuando no podemos (o no queremos) dedicarle muchos recursos cognitivos. Es entonces cuando entra en escena la intuición.

 

 

La intuición es rápida y surge prácticamente sin esfuerzo; dos características que también tienen las respuestas al azar. Entonces, ¿qué la hace mejor?. La respuesta dada completamente al azar tiene las mismas probabilidades de ser la adecuada que sus compañeras. La respuesta dada por intuición se basa en el conocimiento adquirido. Eso quiere decir que la intuición tiene en cuenta más datos, toma información de la situación y la relaciona con lo que hemos aprendido en el pasado.

 

 

La intuición maneja conocimiento (en oposición al azar) y mucha menos información que el pensamiento racional. Por eso cuando tenemos una intuición sentimos que nos basamos en algo, por mucho que no podamos explicar en qué. Nos basamos en conocimiento sólo que un conocimiento que no hemos elaborado de la manera en la que lo hacemos en el pensamiento racional.

 

 

Entonces, ¿las intuiciones son fiables?. A veces sí y a veces no, depende del conocimiento en el que se apoyen. Por tanto, cuando tengas una intuición en un terreno del que sabes mucho, es probable que aciertes, si tus conocimientos en ese área son escasos es preferible dejarte guiar por un experto.Personalmente antes de tomar una decisión importante procuro aprender todo lo posible sobre el tema y después dejarme llevar por la intuición.

 

 

Autor: Elena Montero

elenamontero

@sentidopsicologia.com

Psicologo online

Puedes aprender más sobre la intuición aquí:

“Rescatar la intuición” Tres14. 

“La intución no es irracional” Redes.

 

 

 

Comparte



También te puede interesar...